La «Policía autonómica» concede a la Hermandad una distinción honorífica con motivo de su Día

Nuestra Señora de los Dolores, escoltada como cada Martes Santo por agentes de la Unidad (Fotografía de José Luis Segura)

Nuestra querida Hermana Honoraria, la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía, ha concedido a nuestra Hermandad la Distinción Honorífica que, correspondiente a la Jefatura Provincial de Sevilla, entregará mañana con motivo de la celebración del Día institucional de la Unidad que, desde su declaración el pasado año por Decreto de la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior, se celebra cada 1 de diciembre como símbolo permanente del trabajo y servicio público que realizan sus agentes para salvaguardar los derechos y libertades de la ciudadanía andaluza. Esta distinción que, de manera ordinaria o excepcional, es concedida por la Unidad a personas, colectivos o entidades públicas o privadas que se hagan acreedoras de las mismas, viene sin duda a honrar y estrechar aún más si cabe los fuertes vínculos que unen a nuestra corporación con este cuerpo policial desde hace ya casi tres décadas.

Creado en el verano de 1993, esta unidad conocida popularmente como “Policía autonómica”- inició su andadura con sus cien primeros agentes en unos locales pertenecientes a la Consejería de Gobernación situados muy cerca de nuestro barrio, al otro lado de la avenida de Hytasa, sede donde permanecería durante sus cuatro primeros años de existencia y en la que muchos de sus funcionarios y agentes fraguarían unos estrechos lazos de afecto con El Cerro, sus vecinos y la Hermandad, llevándoles a varios de ellos ingresar como hermanos. Ya desde aquellos primeros años, sus agentes han venido efectuando cada Martes Santo la escolta de honor de nuestros Sagrados Titulares durante la estación de penitencia a la S.I. Catedral. Fue esta vinculación la que, ya septiembre de 1997, llevó a la Junta de Gobierno a nombrar a la Unidad en cabildo de oficiales como Hermana Honoraria de nuestra corporación, plasmándose así simbólicamente poco después de su traslado desde las instalaciones de El Cerro a las de la que sería su segunda sede en la Isla de la Cartuja y unos años antes de ocupar sus nuevas dependencias en el barrio de Los Bermejales.

La Hermandad desea expresar a través de estas líneas su mayor gratitud a los responsables de la Unidad por tan entrañable y afectuoso gesto con la misma y con todos sus hermanos, orando al mismo tiempo ante nuestros Sagrados Titulares para que continúen ayudando a todos sus integrantes en el ejemplar ejercicio de sus funciones al servicio de todos los andaluces así como para que protejan cada día la vida de todos ellos y de sus familias.

Un agente de la Unidad, escoltando a nuestros Sagrados Titulares el pasado Martes Santo (Fotografía de Jesús Ruiz)