El manto de salida de Nuestra Señora de los Dolores, en el IAPH

En la mañana de hoy, 12 de noviembre, será depositado en la sede del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico el manto de salida de Nuestra Señora de los Dolores a fin de ser sometido a unas labores de conservación y limpieza que serán llevadas a cabo en su Taller de Tejidos Artísticos. En este sentido, cabe recordar que ya en septiembre de 2019 fue trasladado a dichas instalaciones a fin de que le fueran realizadas diversas tareas de estudio y análisis que permitiesen conocer su estado de conservación así como, en su caso, la propuesta de actuación que sobre ello planteasen sus especialistas en patrimonio artístico.

Una vez concluidas en octubre de 2019, la Hermandad recibió un informe emitido por dichos profesionales en el cual se hacía constar que el manto, obra del taller de bordados de N.H. Francisco Carrera Iglesias de los años 2001-2002, presentaba un buen estado de conservación general, observándose no obstante un oscurecimiento en algunas zonas de los hilos metálicos del bordado, con probable causa en depósitos de materia grasa apreciados en superficie producidos por el uso y la manipulación habitual de la obra, así como alteraciones derivadas de las lógicas salpicaduras de cera producidas durante la estación de penitencia. Asimismo, en el citado informe se destacaba por los técnicos del Laboratorio de Química del Instituto la alta calidad de los materiales empleados en su realización, con hilos metálicos compuestos por aleación con base de plata al 98.95% y dorado de oro de 24 k, proponiéndose en el mismo una leve actuación conservativa con criterios de mínima intervención en la pieza textil que, fundamentalmente, consistiría en una limpieza generalizada del tejido y de los bordados con eliminación del polvo, la cera y los agentes contaminantes, combinando métodos por retención y ablación láser. Son estas las labores que, tras ser aprobadas e informadas a los hermanos en Cabildo General celebrado en septiembre de 2020 y 2021, serán realizadas a partir de hoy en sus instalaciones, habiéndose fijado para ello por sus profesionales un plazo máximo de cinco meses de ejecución.

Fotografía gentileza de Álvaro Muñoz