Festividad litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores

“y una espada atravesará tu alma…”  (Lc. 2, 35)

Hoy, 15 septiembre, celebra la Iglesia la festividad litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores, Sagrada Titular de nuestra Hermandad y nuestra Parroquia. Indudablemente, se trata de uno de los días más importantes del año no solo para ambas sino también para todo El Cerro del Águila ya que, desde sus orígenes, nuestro barrio encontró en la devoción a la Santísima Virgen de los Dolores el pilar sobre el que asentar su fe a la Madre de Dios. Este robusto y extendido sentir devocional a tan significativa advocación de Nuestra Señora fue, sin duda alguna, el motivo que La hizo Titular de la nueva Parroquia creada en 1943 y el que llevó a fundar una Hermandad de Gloria para rendirle culto a mediados de la década de los cuarenta.

Se trata esta advocación de una de las más universales de todas las que recibe la Santísima Virgen, que recuerda los Dolores que sufrió la Madre de Jesús a lo largo de su vida y que, por tanto, no está vinculada a ninguna aparición. Tradicionalmente, se consideran como los Siete Dolores de Nuestra Señora la profecía de Simeón, la huida a Egipto, el niño Jesús perdido en el Templo, el encuentro de Jesús y María camino del Calvario, la Crucifixión, el Descendimiento y el entierro de Jesús. Ella lo sufrió todo por nosotros para que disfrutemos de la gracia de la Redención, sufrió para demostrarnos su amor… La devoción a los Dolores de María es fuente de gracia porque llega a lo profundo del corazón de Cristo. La Iglesia nos exhorta así a entregarnos sin reservas al amor de María y a llevar con paciencia nuestra Cruz acompañados de la Madre Dolorosa.

¡Ruega por nosotros, Madre Nuestra de los Dolores!