Eucaristía en sufragio por las personas fallecidas y enfermas por la pandemia

El próximo martes 2 de junio, a las 19:30 horas, celebraremos Misa de Hermandad, presidida por nuestro párroco y director espiritual, D. Alberto Tena López, siendo precedida como es habitual media hora antes de exposición, adoración, meditación, bendición y reserva del Santísimo Sacramento. Y en esta ocasión que tendrá un carácter tan especial, al suponer la reanudación de los cultos de nuestra corporación después de las lamentables y dolorosas circunstancias sanitarias y sociales provocadas por la pandemia de covid-19, será una Eucaristía que ofreceremos, D.m., en sufragio por las almas de todas las personas fallecidas durante estos meses a causa de la misma así como por el pronto restablecimiento de los enfermos que la misma ha provocado.

La Junta de Gobierno desea hacer un afectuoso llamamiento a todos los hermanos para que, a pesar de las limitaciones que aún sufrimos en nuestras celebraciones litúrgicas, vivan con ilusión y esperanza cristianas este restablecimiento de nuestra vida de Hermandad y perseveren en sus oraciones por un pronto final de esta triste situación, rogando a Nuestros Sagrados Titulares por el alma de todos los difuntos y por todas las personas que, de un modo u otro, han sentido y sienten por ella sufrimiento y desolación, así como que mantengan siempre un fraternal y profundo agradecimiento hacia cuantos han hecho de su trabajo y esfuerzo el mejor medio para luchar contra la enfermedad y para mantener todas las actividades esenciales de nuestra sociedad. 

En cumplimiento de lo dispuesto por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Sevilla en el decreto de seis de mayo del presente año sobre reanudación del culto público en nuestra Archidiócesis, la celebración de dicha Eucaristía deberá atenerse a las medidas de limitación del aforo, distancia interpersonal y demás disposiciones sobre las celebraciones litúrgicas establecidas en el mismo. 

A la intercesión de nuestra bendita Madre, Nuestra Señora de los Dolores, y bajo su protección y amparo, nos encomendamos ante este nuevo comienzo.

Fotografía gentileza de N.H. José Enrique Romero Ríos