Nuestra Parroquia y su Cofradía

Nuestra Parroquia y su Cofradía

El LXXV Aniversario de la erección canónica de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, que se viene conmemorando a lo largo del presente año de 2018, se verá reflejado simbólica y entrañablemente en nuestra estación de penitencia a celebrar, D.m., el próximo Martes Santo, 27 de marzo.

Así, como muestra de los profundos lazos que unen a nuestra Cofradía con su Parroquia, su Titular, Nuestra Señora de los Dolores, lucirá, D.m., el próximo Martes Santo sobre su bendito pecho la cruz pectoral que forma parte de su ajuar y que presenta la peculiaridad de ser una réplica a escala de la cruz que corona la espadaña de nuestro templo parroquial, un bello símbolo por ello de esta histórica y profunda vinculación. La hermosa obra fue realizada artesanalmente en oro en 2011 en los talleres de Joyería Crisol y lleva engarzadas diversas piedras preciosas como un circón y cinco rubíes. Por otra parte, la Santísima Virgen lucirá también el corazón traspasado por los siete puñales, símbolo iconográfico por excelencia de su advocación y emblema de nuestra Parroquia, una valiosa pieza que se ofrendó a Nuestra Madre Dolorosa en 1990 fruto de una cuestación popular organizada entre los vecinos del barrio. Obra de oro de ley con zafiros, platino y brillantes, une a su notable valor artístico el hecho de ser la última gran joya realizada antes de su fallecimiento por el prestigioso joyero sevillano Ignacio Muñoz Ramos, formado en la Casa Cartier de París y que durante años regentó la conocida Joyería Ignacio. También uno de los cirios de la candelería que, D.m., dará luz a Nuestra Señora será ilustrado con una pintura alusiva a tan significativa efeméride.

Por último, y por concesión de nuestra Parroquia, será el sello conmemorativo realizado con ocasión del LXXV Aniversario el que se utilice de manera extraordinaria para expedir las papeletas de sitio de todos los hermanos que participen en la misma en el presente año.